Formando la eztétyka del Tercer Mundo.

El cineasta del tercer mundo debe hacer filmes de tal indole que “El pueblo colonizado por la estética comercial/popular (hollywood), pór la estética populista/demagóga (Moscú), por la estética burguesa/artística (Europa) pueda ver y compreender la estética revolucionaria/popular que es el único objetivo que justifica la creación tricontinental. Pero asimismo es necesario crear esa eztétyka” (G. Rocha, 1970)

El discurso colonizador pierde espacio en el juego por el poder una vez que entendemos las propiedades que lo conforman. No podemos entender si aun no somos entendidos, si es que con hablarnos es suficiente. Algunos han tenido razón cuando pensaron que el discurso político demagogo nos induce al auto-consumo de nuestra propias ideas materializadas e ilusiorias, pero son éstas que nos dan valor y ‘razón’ para enfrentar el mundo y florecer el espíritu artístico transgresor.

Eso de enfrentarse a un mundo del cual el colectivo es pasivo, que no evidencia acción popular más que por un desacuerdo común. No creo que sea una línea natural humana. Las sociedades a lo largo de la historia han sido movilizadoras, desde los mas primitivos hasta los napoleónicos. No estoy de acuerdo con la línea de vida que nos imponen, no me dejo convencer por el “porque así es el sistema”, no estoy de acuerdo con ver a los ojos del mundo que agoniza mientras se auto-destruyen por dentro. No soy el único que pide algo más, escucho sus voces y veo cómo fomentan su propia estética dialéctica, la convergencia entre el arte y la filosofía tercermundista.

“Não é um filme mas um conjunto de filmes em evolução que dará, por fim, ao público, a consciência de sua própria existência.”

Apertura

Oprimidos aquellos que por su mente se dejan sabotear. El insólito salto de las ideas, ideas que rebotan y sacian los sentidos del corazón. Corazón ciego que solo sabe sentir, se entretiene como un árbol que está en paz y desmedidamente fortalecido por el paso de los años. Sabiamente intuitivo. Los siglos transcurren y la mente ya no sabe en que pensar, ésta existe y utiliza todas sus herramientas para elevarse. No hay camino para aquellos que no ven a través de los muros. No me perderé en esta ocasión. Victoria al soberano que habla por medio de mi corazón, mi alma y mi arte.

Abrimos paso al manifiesto y dejamos que el corazón de los nuestros hable:

Pocas son las oportunidades de que alguien te diga “Sí, sigue enfrente” y que de verdad lo entiendas. Glauber Rocha, en los últimos tiempos, ha sido una gran inspiración para mi vida. Nadie cambiará el hecho de que sigue vivo en sus palabras y en sus obras. A veces, pienso que me estoy volviendo loco, pero es como la mayoría dice: “hay que estar locos para hacer algo así”. Pero eso lo escuchas de mentes poco aprimoradas en el arte de la dirección, ¿Qué es estar realmente loco para generar obras así? Pedro Costa me dijo “ya no existen verdaderos cineastas, hemos sido finalmente colonizados por los noramericanos y sus producciones publicitarias”. “El cine ha muerto” y los pocos que quedan se están muriendo de a pocos. Escucho esto y recuerdo mis gotas de luz:

Si los que hacen el mal no descansan nunca ¿por que yo que hago el bien tengo que descansar? (Bob Marley, 1976)

El cine es una resistencia a la distracción” (Maria Cañas, 2014)

Hacer cine es perderse en la narrativa, en tus personajes, en la fotografía, en el tiempo…” (Pedro Costa, 2015)

Estou prestes a me levantar, passei muito tempo nos braços de Morfeo e minhas vidas passadas pedem um poco de ação e muita revolução!

En honor a Jean-Espstein, Abel, Jean-Luc, Pedro y Glauber!